Alan Díaz, joven de Máximo Paz al frente de la protesta

PIDEN PEDIATRAS Y MEJOR ATENCIÓN EN EL MARZETTI

Todo comenzó el domingo a la mañana. Alan Díaz, un joven dedicado al  mantenimiento de parques realizó el domingo en Facebook una publicación en la que,  satisfecho por la llegada de su red social a la gente, se le ocurrió convocar a una protesta: “HOY ME LEVANTO Y QUIERO AYUDAR NO QUIERO QUEDARME MAS SENTADO Y QUE MI PUBLICACION SEA UN ESTADO MAS”. Se refería a la mala atención pediátrica tanto en la Sala de Máximo Paz como en el Hospital Marzetti.

“PROPONGO UNA MOVILIZACION HACIA EL MUNICIPIO POR RESPUESTA SOBRE LOS PEDIATRAS Y MEDICOS EN CAÑUELAS. QUE SEA PACIFICA SOLO NECESITAMOS QUE MARISA DEJE DE MIRAR PARA OTRO LADO. AHY NECESIDADES MAS URGENTESSSSSS. Y PORFAVOR POR TU HIJO ,POR EL MIO POR EL DEL OTRO HAGAMOSSSS ALGOOOO PORFAVORRR. ESTO NO ES POLITICA ESTO ES POR ELLOS CUENTO CON VOS¿?”. Esta era su propuesta. La que finalmente con escasa participación de gente y ningún funcionario o dirigente se llevó a cabo ayer por la tarde en la esquina de Libertad y Del Carmen.

Hoy Alan habló con CD y nos contó que toda la vida vivió en el barrio La Torre de Máximo Paz. Tiene 26 años y hace 4 está en pareja con la mamá de su beba de 1 mes y medio. Es parquero, y le llevó mucho tiempo ganarse la confianza de la gente, que hoy le confía la entrada a sus casas.

Lo que lo movilizó al reclamo, fue que su hijita de un mes levantó fiebre. En la Sala de Máximo Paz no hay pediatra, y tampoco había en Cañuelas. Loa atendieron dos médicos clínicos, le dieron una inyección antifebril y la mandaron al Hospital de Ezeiza. Allí le explicaron el peligro de haberle inyectado siendo tan pequeña. Comenzaron a atenderla de una infección urinaria, y hoy se encuentra estabilizada con controles cada media hora.

Alan se propuso llevar adelante esta protesta y lo comenzó a hacer ayer en la plaza. Unas 50 personas lo acompañaron ahí y muchísima más en las redes y en su celular. Algunos manifestantes  que no quisieron dar su nombre decían tener miedo. Otros admitían ser amenazados. Al drama de la falta de salud para los hijos le suman la angustia de las amenazas anónimas.

El joven de Máximo Paz no detiene su lucha por mejor salud pública. Hoy comenzó a juntar firmas para respaldar su reclamo y asegura que no cesará en su intento.  

Hoy publicó en sus redes un video que grabó en el Marzetti mientras averiguaba si había pediatra para atender a su otra hija. Había gente con niños desde las 7, y la pediatra comenzaba a atender a las 9,45.

Mientras todo esto pasa, el secretario de Salud,  “niega todo”.